Arbelas

Un sitio para despertar conciencias dormidas

Santa Ana, la Virgen y el Niño.

Mis 10 pinturas favoritas de la Historia : Santa Ana, la Virgen y el Niño.

En el número 2, Santa Ana, la Virgen y el Niño de Leonardo da Vinci. (1508, 1510). Leonardo es un genio con mayúsculas. Nunca ha dejado de sorprenderme. Como artista era pintor sobre todo. A medida que he ido descubriendo el mundo me he dado cuenta de que Leonardo ya estuvo allí. Creo que es de los pocos hombres que han roto su marco espacio-temporal. Su mente enciclopédica estudió su época y la sobrepasó. Pintor, escultor, poeta, arquitecto, ingeniero, pero sobre todo investigador. Sus análisis sobre los estratos y fósiles del valle del Arno supone adelantarse 500 años a la ciencia geológica y paleontológica. Sus inventos, imposibles algunos para su época. Su mirada sobre el mundo tiene el sosiego de alguien que controla sus sentidos, como un epicureista, como un estoico. Pero no puedo extenderme, pasemos al cuadro. Con el paisaje rocoso al fondo, con tonos azulados y marcada perspectiva aérea, ideada por su genio. Las figuras se hallan en un triángulo que les sirve de encuadre, un sutil juego de miradas enlaza a los personajes. Los rostros angelicales, sutilmente dulces. Y, en lo más profundo, un juego de tensiones que necesitó de Freud para su análisis. Un discípulo de Freud vió al buitre de “Un recuerdo infantil de Leonardo de Vinci”, en el vestido de María. Poco me importa ahora si se trataba de un milano o de un buitre. Lo cierto es que Leonardo vivió como un trauma la separación de su madre y la adopción por parte de la nueva mujer de su padre. Estas mujeres en el cuadro Santa Ana , madre de María, y María aparentan tener la misma edad. Un sinuoso baile de formas arropan al niño. Iba a decir que todo el paisaje tenían un componente ctónico, dionisiaco, y he recordado a Camille Paglia y su “Sexual Personae”. Efectivamente, alli está, Leonardo y Santa Ana , la Virgen y el Niño. No podía ser de otra forma, me he encontrado con esta obra una y otra vez, como con Leonardo. Paglia habla de la sonrisa andrógina de las mujeres, de éstas y de Gioconda. De la sexualidad anómala de Leonardo y también de Miguel Ángel. Interesante Paglia, pero será en otro momento, en otro lugar, disfrutemos del cuadro.

mayo 26, 2014 Posted by | Arte | , , , , | Deja un comentario