Arbelas

Un sitio para despertar conciencias dormidas

Los Reyes Magos y la construcción del idealismo

Todo lo que el sistema integra tiene una razón de ser. Las fiestas de reyes tienen un componente religioso. En los paises nórdicos se concreta en Papá Noel, al que hemos adoptado, quizás porque las fechas de los regalos, día 24, es mucho más lógica,  los niños que reciben los regalos el día 6 no tienen tiempo para disfrutarlos durante las vacaciones. Esa falta de lógica dice mucho de cómo somos en nuestra cultura y por qué muchas veces las cosas nos van mal. O peor de lo que debieran. Pero vamos al tema religioso y a los Reyes Magos, nuestra genuina fantasía. Para muchos Dios es ya una fantasía y, por supuesto, la vida en el más allá su colofón. Pero este no es el tema hoy. Lo curioso es que la existencia en los Reyes Magos es una creencia preparada de manera muy elaborada sólo para los primeros años de edad. Se trata de sumir a la criatura en el desconocimiento de la realidad, que los Reyes Magos no existen. Una de las explicaciónes es que se hace por dar “ilusión”. Eso es lo que todo el mundo repite como un mantra. Llega un día en que el niño se entera, se da cuenta de que los padres le han mentido. Se ha quebrado la inocente creencia. El primer peldaño de idealismo ya está bien cimentado y, también,  la creencia en que hay figuras por encima de ellos: gobernantes, reyes, dioses, que tienen más validez que esos padres. Los padres son unos mentirosos. Hasta cierto punto es una estrategia de secta. Vinculas con líderes , desvinculas con los próximos. Que los creyentes hagan estas cosas no es sorprendente, lo curioso es que los no creyentes participen de esta pantomima. Lo hacen porque el idealismo es más poderoso que la simple no creencia en Dios , que es algo superficial. Puedes no creer en Dios y ser un idealista. Es decir, tener las raices del idealismo en tu vida. Pepe Rodríguez en “Las mentiras de la Iglesia Católica” decía que no había ateos a secas, sino ateos católicos, ateos protestantes o ateos musulmanes. Es decir, ateos que habian destruido el edificio construido en su niñez pero que mantenian las ruinas de sus antiguas creencias. Creo que falta en esa reflexión que podemos profundizar  hasta las raices. Precisamente esas raices  que constituyen la base del idealismo cuando ya no creemos en Dios. Sobre las justificaciones, se dice que es por la familia, por la mujer, por los conocidos, incluso por la ilusión de los niños. En el fondo es porque mantenemos las raices idealistas en nuestro pensamiento. La prueba es que no nos importa “decepcionar” a todo el mundo con otras cuestiones.
Una propuesta. Hace tiempo que a la navidad le llamo “fiestas de invierno”. No es una concesión , los romanos ya celebraban las fiestas del solsticio de invierno. Las Brumales unidas a las Saturnalia. La celebración del solsticio es algo muy difundido en la antigüedad. Los regalos en si mismos son maravillosos, pero no como premio o castigo. De hecho ¿cómo se explica a los niños que unos los tengan tan buenos y otros tan malos? O peor, se obliga a los padres a hacer esfuerzos por dar a sus hijos aquello que no pueden. Después de todo son los “Reyes “ los que regalan. Si los padres son los que hacen los regalos y no unos  desconocidos barbudos, se le puede explicar al niño de qué va la cosa. Aproximarlo a la realidad. Y que el agradecimiento lo tenga hacia los seres que quiere y que le quieren. Los regalos nada más empezar las vacaciones que puedan disfrutarlos. Sobre el tema de la ilusión, en lo que hay que enfocar esta es en metas de superación personal y en la alegría de conseguirlas. Yo he visto la cara de felicidad y de complicidad de un niño al comentarle un adulto que qué le habían traido los Reyes sabiendo que éstos eran los padres. También produce satisfacción la certeza de que tus padres en la medida de sus creencias y conocimientos no te engañan como lo hacen otros. Como lo hacen las instituciones.

Anuncios

enero 6, 2015 - Posted by | Sin categoría

1 comentario »

  1. Creo que el mentir e ilusionar a un niño en una fantasia comercial, lo que al final consigue es ser un instrumento futuro de consumo tanto material como “espitual”. Al final se crean seres con deseos ficticios y no materialistas, a la hora de analizar la realidad que nos rodea.

    Comentario por Agustin Parra Romero | enero 11, 2015 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: