Arbelas

Un sitio para despertar conciencias dormidas

Nargis, Un ciclón Sobre Birmania

Birmania, Myanmar, está de actualidad. Una de las regiones más pobres del mundo. Se ha visto afectada por multitud de tragedias en los últimos tiempos. Su capital es Ragún, tiene una superficie de 676.580 km2 , y una población 50.520.000 habitantes, según datos de “El estado del mundo” del 2006 editorial Akal.

Birmania, antes y después del Nargis

Los británicos establecieron un protectorado sobre Birmania después de tres guerras desarrolladas durante todo el siglo XIX, cada victoria había supuesto la anexión de un nuevo territorio a la creciente India colonial. Finalmente, el protectorado fue integrado como provincia a la India (1886-1936). Haré un breve resumen de lo que resta, después de un periodo corto de independencia propiciado por el movimiento Thankin, Birmania fue invadida por los japoneses. Es en este momento cuando vuelven a intervenir los británicos esta vez para expulsar a lo nipones, con cambio de bando incluido por parte de las fuerzas birmanas. Como es sabido los británicos expulsaron a los japoneses y se quedaron en el país hasta 1948. A partir de entonces hubo un intento de socializar el país pero hacia 1988 se vió que éste había sido un fracaso. Es entonces cuando se produce un golpe de estado. El país recibe el nombre de “Unión de Myanmar”. Esta dictadura es la que está en el poder en la actualidad.

La dictadura azota el país y la oposición , al menos lo que se ve desde Occidente, son un grupo de monjes bhikkhu” , es decir, mendicantes en sánscrito, que ya se quedaron sin limosna para sus meditaciones, porque toda la demás oposición o está encarcelada o muerta. Paradójicamente, como destaca la periodista Amy Goodman, EEUU critica al régimen militar birmano, tratando de cercar a China en la zona, y a la vez mantiene vivo al mismo Régimen comprando el gas natural a través de la multinacional Petrolera Chevron. A Chevron las acompañan la compañía Francesa Total y una empresa petrolera tailandesa. La reservas de gas birmano son controladas, por tanto, por estas tres compañías y por el régimen birmano. Condoleezza Rice, Secretaria de Estado de EE UU, integró la junta directiva de Chevron durante una década.

Ni que decir tiene que las condiciones materiales de birmanas no son las mejores para establecer una sociedad opulenta. La naturaleza, que es atea, no entiende de rezos ni de monjes y ha puesto su granito de arena en el desastre birmano.

El 26 de diciembre de 2004 Myanmar sufrió el terrible Tsunami que barrió el Índico. Hay que decir que en lo que se refiere a víctimas humanas su cantidad fue menor debido a la distancia del epicentro. Según las cifras oficiales unos 61 muertos. Nada si lo comparamos con Thailandia, 5.393; India , 16.389 ; Shri Lanka, 30.957, o Indonesia, 243.530. Sobre Indonesia hay que decir que la línea entre muertos y desaparecidos es difusa.

Sobre Birmania se ha abatido el ciclón tropical “Nargis”. El Nargis se formó el 27 de abril, alcanzó su apogeo (vientos de 220 km/hora), el 2 de mayo, y empezó a remitir el día 3 de mayo. Vamos a definir antes que nada que es un ciclón. Para empezar decir que un ciclón, un huracán y un Tifón son básicamente lo mismo, tormentas tropicales que circulan alrededor de un área de baja presión, la velocidad de los vientos supera los 110 km/hora. Aunque el huracán en su totalidad se mueve más lento de 20 a 30 km/hora. Su masa globalmente se puede extender por cientos de kilómetros, recorriendo a su vez miles de kilómetros por espacio de una semana o más. Es interesante saber que huracán es como se denominan a estos fenómenos en el Atlántico, ciclones, en el Índico y tifones en el Pacífico.

Desde la década de los años setenta, el Centro Nacional de Huracanes de EEUU, utiliza la escala de Saffir-Simpson para clasificarlas. Dicha escala fue ideada por Herbert Saffir y Robert Simpson.

Según esta escala el “Nargis” llegó al nivel 4 rozando el máximo , más de 220 km/hora. Los daños han sido considerables. Sobre todo tenemos en cuenta la destrucción provocada y , sobre todo, el número de vidas humanas segadas. Los datos oficiales hablan de entre 22.000 y 40.000 muertos, pero hay quien estima que se llegara a los 100.000 muertos. Esto todavía no podemos saberlo con seguridad. Como siempre, la mayoría del los muertos son los más pobres y, de éstos, casi un 40% niños.

Inundaciones

Ha comenzado el baile de cifras y de ayudas. Se habla de provisiones que quedaron paradas en la frontera camboyana a causa de la propia junta militar birmana, de barcos procedentes de la India, de ayuda Thailandesa y China, y de dinero procendente de Japón y de EE UU. Por cierto mejor no decir aquí, la cantidad, a todas luces ridícula. En el caso del Tsunami, Birmania no aceptó ayuda , pero esta vez no será así. Lo peor viene ahora, epidemias, enfermedades, etc. Así como destrucción de la producción agrícola, que no sólo afectará a la población del país, sino también a los importadores de grano birmano, Sri Lanka y bangladesh. Las ONGS se pondrán en marcha y tranquilizarán conciencias, los gobiernos occidentales “ayudarán” esperando beneficios y cuotas de mercado, y parte de la ayuda, será desviada convenientemente para enriquecer a especuladores de dentro y fuera del país, pero las estructuras del mismo no se tocarán. Desde aquí, sólo tomar conciencia de que si en algún momento los pueblos toman las riendas de su destino están en su legítimo derecho.

Anuncios

mayo 8, 2008 - Posted by | Ciencia, Política |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: